4 enero 2017
4 enero 2017, Comentarios 0

Había una vez una niña que vivía en Asturias, en una casita muy pequeña en el campo. En su campo hacía muy mal tiempo y siempre había tormentas y llovía a montones, hasta en verano.

Un día, vino una tormenta muy vieja; la pobre no podía ni soltar rayos. Lo único que hacía, era tronar y tronar. La niña se quedó pensando y se decía a ella misma: ‘¡qué rara tormenta, no hay rayos!

La vieja tormenta le dijo a la niña, que ya estaba muy vieja y que no podía irse de Asturias, porque no podía con todas sus nubes. Entonces la pequeña tuvo una idea: ¡La iba a ayudar!

La niña era medio maga, así que cogió su libro de hechizos y dijo: ¡patapán, patapún, pataplus, plis, plas!, y la tormenta paró.

– ¡Gracias! – dijo la tormenta con alegría, mientras se alejaba hasta Francia.

Álex HBG
Edad: 10 años
Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 + Nueve =